2024 01 vivir En La Verdad

Por

Dreher, R. (2021): “Vivir Sin Mentiras”

El propósito de esta reseña es mostrarte un libro extraordinario: “Vivir Sin Mentiras”, escrito por el reconocido autor Rod Dreher y publicado en 2021 por la editorial “Encuentro” en Madrid. Este se destaca por su capacidad de impactar profundamente en la mente y el corazón del lector, especialmente en aquellos que buscan más que una simple lectura placentera.

Dreher es periodista y un autor estadounidense de renombre, quien actualmente ejerce como redactor jefe en el medio The American Conservative. Ha dedicado su carrera a escribir con el objetivo de despertar la conciencia de esos cristianos y conservadores que aún no se han percatado de que nos encontramos inmersos en una era postcristiana, donde la preservación de sus vidas y libertades depende de la toma de acción en la batalla cultural y espiritual. Entre las obras más destacadas de Dreher se encuentran «Cómo Dante Puede Salvarte la Vida» y «La Opción Benedictina», junto con el libro que nos convoca en esta ocasión, «Vivir Sin Mentiras».

La inspiración de Dreher para escribir esta obra surgió a partir de una llamada telefónica inesperada que recibió de un amigo cuya madre había sido prisionera en Checoslovaquia durante seis años, debido a su fe católica y su valiente defensa de la misma. Lo impactante de esta conversación radica en que la madre del amigo de Dreher encontraba similitudes entre las circunstancias que vivió en su juventud, cuando el comunismo emergió y tomó el poder en Europa del Este, y los acontecimientos actuales que se desarrollan en Estados Unidos. Inicialmente, Dreher no le otorgó una gran importancia a esta llamada, como suele suceder cuando se perciben las exageraciones en un relato. Sin embargo, tras reflexionar durante varias semanas sobre esta situación, Dreher decidió buscar la opinión de un amigo húngaro residente en Inglaterra, Baylor, para obtener una perspectiva más amplia sobre las palabras de la madre checa. La respuesta inmediata de Baylor fue contundente: “Ella está diciéndote la verdad”. Ante esta respuesta, Dreher se sintió aún más intrigado y profundizó en las similitudes entre las experiencias de Europa del Este y el panorama actual en Occidente.

Fue gracias a una inesperada llamada que despertó en el autor una nueva percepción de la sociedad, una que solo aquellos que han vivido bajo un régimen totalitario pueden comprender. Este despertar lo llevó a investigar la emergente tiranía blanda y a encontrar respuestas en sobrevivientes del comunismo sobre cómo resistir este totalitarismo en desarrollo. El resultado de su investigación se plasmó en «Vivir Sin Mentiras», una lectura imperativa para los tiempos actuales, que en ocasiones pareciera que podríamos incluso considerar como  cierto protototalitarismo.

La inspiración de Dreher para escribir esta obra surgió a partir de una llamada telefónica inesperada que recibió de un amigo cuya madre había sido prisionera en Checoslovaquia durante seis años, debido a su fe católica y su valiente defensa de la misma.

En este libro, Rod Dreher nos invita a una lectura que no nos dejará indiferentes, sino que generará un impacto tan profundo que nos impulsará a buscar la verdad en nuestras vidas. Recientemente, recibí un mensaje de audio de mi padre agradeciéndome por prestarle este libro. Me dijo: “Ha sido un libro que me ha impactado de una manera que hace años no experimentaba”. ¿Qué es lo que hace que este libro tenga tal efecto? Creo que está relacionado con un concepto fundamental: la verdad. No se trata de una defensa simplista de la libertad de emitir opinión, sino de algo mucho más profundo. El autor nos abre los ojos a una verdad que a menudo preferimos ignorar. Una verdad que solo requiere sentido común, pero que los medios de comunicación, las grandes corporaciones,  el Estado y Hollywood nos hacen creer que debemos pasar por alto… e incluso renegar de ella. Nos hacen sentir como si creer en esta verdad nos convirtiera en conspiracionistas exagerados. ¿Por qué? Porque se supone que el Estado tiene nuestro mejor interés en mente. Si esa frase genera dudas en tu interior, es porque en algún nivel sabes que no es así y que debemos actuar hoy para preservar nuestra libertad mañana. Lamentablemente, como Dreher plantea, “la sociedad prefiere la falsa paz de la conformidad a la tensión de la libertad”. Este libro nos invita a superar esa falsa conformidad, esa voz incómoda en nuestra cabeza que nos dice que alguien debe hacer algo, pero que preferimos no ser nosotros quienes se expongan. Porque, como señala Raymond Dreher, “muchos cristianos adivinarán las intenciones que se esconden tras las mentiras de hoy, pero optarán por no hablar. Su silencio no los salvará, sino que los corroerá”. El resultado de no hablar no es más tranquilidad o paz, sino la culpa de no haber actuado cuando pudimos hacerlo.

Como todo buen libro, hay un enemigo al que debemos enfrentarnos: el totalitarismo blando. Este antagonista busca privarnos de nuestra conciencia libre y nuestra fe. Te preguntarás ¿qué es el totalitarismo blando?. No te dejaré con dudas si has llegado hasta aquí. El autor divide el texto en dos partes. En la primera, “Un acercamiento al totalitarismo blando”, explica en detalle este término, iniciando con el concepto de “capitalismo de vigilancia”, en el cual, sin darnos cuenta, estamos inmersos tú y yo. ¿Qué es el capitalismo de vigilancia? En la página 98, el autor lo explica de manera sencilla: “Tu vida digital privada pertenece al Estado, y siempre será así”. Me atrevería a decir que, si no le pertenece al Estado, entonces le pertenece a las grandes empresas tecnológicas. Y en la segunda parte, “Cómo vivir sin mentiras”, el autor utiliza historias reales de disidentes del comunismo en los regímenes totalitarios de Europa del Este para mostrarnos lo que hicieron los hermanos de fe y las víctimas de estas ideas políticas, así como lo que podemos hacer nosotros hoy para resistir la manipulación de las mentiras ideológicas. Como escribe el autor, “un Estado totalitario busca no solo controlar las acciones, sino también los pensamientos y las emociones”, pero “la verdad tiene el poder de acabar con toda tiranía” (Dreher, R.; Vivir Sin Mentiras).

El resultado de no hablar no es más tranquilidad o paz, sino la culpa de no haber actuado cuando pudimos hacerlo.

De esta manera ya podemos llegar en mayor medida al concepto del llamado “totalitarismo blando”, y que constituye la parte fundamental del libro. ¿Por qué se le llama “blando”? ¿Acaso no son todos los totalitarismos implacables? ¿Significa esto que es menos autoritario? Dejemos hablar a nuestro autor:

“El totalitarismo antiguo conquistaba las sociedades mediante el miedo al sufrimiento; el nuevo lo hará principalmente manipulando el amor que las personas sienten por el placer y el temor que experimentan hacia cualquier cosa que les cause incomodidad” (Dreher, R.; “Vivir sin mentiras”).

Esto es lo que diferencia al totalitarismo blando del tradicional. Mientras que uno se valía del dolor y la violencia como herramientas de manipulación, el otro lo hace a través de la promesa de placer y el miedo a lo desagradable. Esto implica que se trata de una tiranía no impuesta mediante la fuerza de las armas, sino a través de ideas. Ideas que pueden pasar desapercibidas hasta que es demasiado tarde para actuar. Incluso suenan nobles, como “inclusión”, “tolerancia”, “igualdad” y otras similares que quizás te suenan conocidas. Sin embargo, el problema radica en que el objetivo final de todas estas acciones es imponer un nuevo estándar moral ―incluso contrario a la verdadera moral― que castigue a quienes no se sometan a él y recompense a aquellos que lo apliquen. Por esta razón, “lo que vemos ahora es un intento de destruir las últimas comunidades que aún subsisten: la familia, la Iglesia y la nación” (Dreher, R.; Vivir Sin Mentiras). Y como dice un sabio e importante libro, la gente terminará llamando bueno a lo malo y malo a lo bueno.

En la actualidad, la verdad se ha vuelto ―nos dicen― subjetiva, como una estrategia para asociarla directamente con el placer. Es decir, si algo nos gusta y deseamos hacerlo, entonces es considerado bueno. Sin embargo, estas tres instituciones mencionadas anteriormente son las que nos han enseñado que no todo lo que deseamos es bueno, que no todo lo que queremos nos beneficia y que no todo lo que nos proporciona placer tiene resultados positivos en nuestras vidas. En muchas ocasiones, sucede lo contrario. Tal como Dios le dice a Caín en Génesis 4:7: “Si haces lo correcto, serás aceptado; pero si no lo haces, el pecado acecha a la puerta, deseando dominarte. Pero debes dominarlo y ser su señor”. El pecado, lo malvado, anhela controlarnos. Incluso, en algunas traducciones se dice que su deseo es tenernos. No obstante, debemos aprender a controlarlo y gobernar sobre él.

Esto es lo que diferencia al totalitarismo blando del tradicional. Mientras que uno se valía del dolor y la violencia como herramientas de manipulación, el otro lo hace a través de la promesa de placer y el miedo a lo desagradable. Esto implica que se trata de una tiranía no impuesta mediante la fuerza de las armas, sino a través de ideas.

La lucha que se libra al interior de cada uno para que venza el bien sobre el mal encuentra su sentido precisamente en esa verdad que una y otra vez nos quieren hacer negar o, al menos, se presente de manera aguada, descafeinada, de tal manera que ya deja de ser la verdad y pasa a mostrarse como una simple opción ¿Cómo podemos controlar el mal y liberarnos de su yugo? Aunque Dreher no lo explicite así, no es difícil intuir que la respuesta se encuentra en la verdad. La misma Escritura tiene la respuesta. En Juan 8 se dice que la verdad nos hará libres. Es la verdad la que tiene el poder de liberarnos, ya que la mentira nos manipula y busca controlarnos mediante el placer, el temor y el dolor. De manera similar se impone el totalitarismo blando planteado por Dreher. Por ende, la forma de derrotar este totalitarismo blando es vivir en la verdad, o como dice el autor, “la tarea del disidente en la actualidad es comprometerse personalmente a vivir sin mentiras” (Dreher, R.; Vivir Sin Mentiras).

La obra concluye con diversos testimonios de disidentes del régimen totalitario en la Europa comunista. Dreher viajó a las principales ciudades afectadas por esta ideología y tuvo el privilegio de entrevistar en persona a muchos de sus sobrevivientes para preguntarles cómo lograron sobrevivir física, mental y espiritualmente a semejantes atrocidades. Entre estas historias inspiradoras se encuentran la de la Familia Benda, el Padre Kolakovic y muchos otros, quienes relatan cómo enfrentaron las adversidades y mantuvieron sus convicciones en tiempos tan difíciles.

El libro «Vivir Sin Mentiras» es una invitación a reflexionar sobre los conceptos de verdad y libertad desde una perspectiva razonable, que apunta con claridad a esa Verdad personal en la que creemos los cristianos. Dreher sostiene que la verdad no es un mero constructo subjetivo, sino una realidad objetiva y trascendental que debe ser abordada y defendida en nuestras vidas. Así, enfatiza la importancia de preservar los valores tradicionales y la riqueza cultural, como cimientos fundamentales para construir una sociedad sólida. Dreher argumenta que la negación de la existencia de verdades objetivas y la pérdida de estos valores han generado la confusión moral de nuestra sociedad contemporánea, erosionando así el ejercicio de la verdadera libertad.

Pero no se queda ahí. Desde la perspectiva cristiana, Dreher vislumbra que la búsqueda de la verdad última se encuentra en una relación personal con Dios. Así, solo a través de esta relación espiritual con la Verdad misma se puede alcanzar la verdadera plenitud, la verdadera libertad y el verdadero bien común.

 

Autor: Pablo Ortiz Herrera

Periodista, comunicador y emprendedor

vivir sin mentiras

Vivir sin mentiras

Rod Dreher

Encuentro

2021

Síguenos:
(Visited 298 times, 1 visits today)

Comments are closed.

Cerrar